¿Puedo negarme a participar en un ERTE?

Los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo, más conocidos como ERTE, han sido una de las medidas más utilizadas por las empresas durante la crisis derivada de la pandemia del COVID-19. Estos expedientes han permitido a muchas empresas ajustar su plantilla y mantenerse a flote en tiempos de incertidumbre económica. Sin embargo, ¿qué sucede si un empleado se niega a participar en un ERTE? En este artículo, analizaremos esta cuestión y exploraremos los motivos por los que una persona puede negarse a entrar en un ERTE y las posibles consecuencias que esto puede tener.

¿Un empleado puede perder su trabajo si está afectado por un ERTE? En este post te contamos los motivos por los que puedes ser despedido estando en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo

Una de las preocupaciones más comunes para los empleados durante un ERTE es el temor a perder su trabajo. Es importante tener en cuenta que un ERTE es una medida temporal que tiene como objetivo proteger los empleos y evitar despidos masivos. Sin embargo, esto no significa que un empleado esté completamente a salvo de perder su trabajo mientras esté afectado por un ERTE.

Existen ciertos motivos por los cuales un empleado puede ser despedido mientras está en un ERTE. Algunos de estos motivos incluyen el incumplimiento grave y reiterado de las obligaciones laborales, la comisión de faltas muy graves, el abandono del puesto de trabajo o el despido disciplinario por motivos no relacionados con el ERTE. Es importante destacar que, en estos casos, el empleador deberá seguir los procedimientos legales y respetar los derechos del empleado.

Motivos de despido estando en ERTE

El incumplimiento grave y reiterado de las obligaciones laborales es uno de los principales motivos por los que un empleado puede ser despedido estando en un ERTE. Esto puede incluir, por ejemplo, el no cumplimiento de horarios de trabajo establecidos, el maltrato a compañeros de trabajo o clientes, o el no acatar las órdenes o instrucciones de los superiores.

Otro motivo de despido puede ser la comisión de faltas muy graves, como el robo, la violencia física o verbal en el entorno laboral, o el acoso a compañeros de trabajo. Estas faltas son consideradas muy graves y, en muchos casos, pueden resultar en un despido inmediato, independientemente de si el empleado se encuentra en un ERTE o no.

También te puede interesar  Calendario Laboral 2022 Comunidad Valenciana en PDF: Fechas clave

El abandono del puesto de trabajo también puede derivar en un despido estando en un ERTE. Si un empleado se ausenta de su puesto de trabajo sin justificación alguna durante un período de tiempo prolongado, el empleador puede considerar esto como un abandono y proceder al despido.

Finalmente, es importante mencionar que los empleadores también pueden despedir a un empleado estando en un ERTE por motivos disciplinarios no relacionados con la situación del ERTE. Por ejemplo, si un empleado se reitera en el incumplimiento de las normas internas de la empresa, ello puede derivar en un despido justificado por motivos disciplinarios.

Qué hacer si te despiden durante un ERTE

Si te despiden mientras estás en un ERTE, es fundamental que conozcas tus derechos y tomes las acciones adecuadas. En primer lugar, debes revisar tu contrato laboral y el convenio colectivo aplicable para asegurarte de que el despido es legal y se ha seguido el procedimiento establecido.

Si consideras que el despido es injustificado o que se han vulnerado tus derechos laborales, puedes presentar una demanda ante los tribunales laborales para impugnar el despido. Es importante contar con la asesoría de un abogado laboralista para que te guíe en todo el proceso y te ayude a defender tus derechos de manera efectiva.

Diferencias entre ERTE y ERE

Es importante aclarar que existe una diferencia fundamental entre un ERTE y un ERE. Mientras que un ERTE es una medida temporal que permite a las empresas suspender o reducir temporalmente la jornada laboral con el objetivo de mantener los empleos, un ERE es un procedimiento más drástico que tiene como objetivo la extinción de los contratos de trabajo y la reducción permanente de la plantilla.

En resumen, un empleado puede negarse a participar en un ERTE, pero esto puede tener consecuencias como el despido si se incumplen las obligaciones laborales o se cometen faltas graves. Si te encuentras en esta situación, es importante que conozcas tus derechos y tomes las acciones adecuadas para protegerlos.

Derechos y obligaciones de los empleados durante un ERTE

Durante un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), los empleados tienen una serie de derechos y obligaciones que deben conocer y cumplir. A continuación, detallaremos algunos de ellos:

1. Derecho a ser informado: Los empleados tienen el derecho a ser informados de manera clara y precisa sobre la situación en la que se encuentra la empresa y las medidas que se van a tomar, así como de los plazos y condiciones de aplicación del ERTE.

También te puede interesar  Calendario festivos inéditos en Luz del Tajo para el 2023

2. Obligación de aceptar el ERTE: En general, los empleados no tienen la potestad de negarse a participar en un ERTE. Sin embargo, existen situaciones especiales en las que es posible solicitar una exención o justificar la imposibilidad de acogerse a las condiciones establecidas.

3. Derecho a mantener el puesto de trabajo: Durante la duración del ERTE, los empleados tienen el derecho a conservar su puesto de trabajo. Esto implica que, una vez finalizado el ERTE, la empresa debe reincorporar a los empleados en las mismas condiciones laborales y salariales que tenían antes de la aplicación del expediente.

4. Derecho a percibir una indemnización: En caso de que se produzca un despido durante el ERTE, los empleados tienen derecho a percibir una indemnización acorde a la legislación laboral vigente. Esta indemnización puede variar según el motivo del despido y el tiempo de servicio en la empresa.

5. Obligación de estar disponible para reincorporarse: Durante el ERTE, los empleados deben estar disponibles para reincorporarse al trabajo en el momento en que la empresa lo requiera. Deben estar atentos a las comunicaciones de la empresa y acatar las instrucciones que se les indiquen.

6. Derecho a no sufrir represalias: Los empleados que se acojan a un ERTE tienen el derecho a no sufrir represalias por parte de la empresa. Esto significa que no pueden ser despedidos injustificadamente ni sufrir cambios desfavorables en sus condiciones laborales como represalia por haberse acogido al expediente.

En resumen, durante un ERTE, los empleados tienen derechos como el de ser informados, mantener su puesto de trabajo y percibir una indemnización en caso de despido. A su vez, tienen la obligación de aceptar el ERTE y estar disponibles para reincorporarse al trabajo cuando sea necesario. Además, tienen el derecho a no sufrir represalias por haberse acogido al expediente.

Procedimiento para impugnar un ERTE

En caso de discrepancia o desacuerdo con la aplicación de un ERTE, los empleados tienen la posibilidad de impugnarlo mediante un procedimiento legal. A continuación, se detalla el procedimiento básico para impugnar un ERTE:

1. Recoger evidencias: El primer paso es recopilar todas las pruebas y evidencias que respalden el desacuerdo con la aplicación del ERTE. Esto puede incluir documentos, correos electrónicos, testimonios de compañeros, entre otros.

2. Consultar un abogado laboralista: Es recomendable buscar asesoramiento legal y consultar a un abogado laboralista especializado en derechos laborales y procedimientos de impugnación de ERTE. El abogado podrá evaluar la situación y proporcionar orientación legal sobre los pasos a seguir.

3. Presentar una reclamación formal: El siguiente paso es presentar una reclamación formal ante la autoridad laboral competente. Esta reclamación debe estar fundamentada en las evidencias recopiladas y debe incluir todos los datos y argumentos necesarios para respaldar el desacuerdo con el ERTE.

También te puede interesar  Seguridad e higiene laboral: claves de la ordenanza general

4. Participar en el proceso de conciliación: Una vez presentada la reclamación, es posible que se proponga un proceso de conciliación entre las partes involucradas. Durante este proceso, se intentará llegar a un acuerdo y resolver la situación de manera amistosa.

5. Iniciar un procedimiento judicial: Si no se logra llegar a un acuerdo durante la conciliación, el siguiente paso es iniciar un procedimiento judicial. Esto implica presentar una demanda laboral ante los juzgados de lo social, en la que se expondrán los argumentos y se solicitará la nulidad o modificación del ERTE.

6. Seguir las indicaciones del abogado: Durante todo el proceso de impugnación, es importante seguir las indicaciones y recomendaciones del abogado. Este profesional podrá guiar en cada paso del procedimiento y asegurar que se defiendan los derechos e intereses del empleado de la manera más adecuada.

Es fundamental destacar que impugnar un ERTE puede ser un proceso complejo y que los resultados pueden variar dependiendo de las circunstancias específicas de cada caso. Por ello, contar con el asesoramiento de un abogado especializado es crucial para aumentar las posibilidades de éxito en el procedimiento.

FAQS – Preguntas Frecuentes

1. Pregunta: ¿Puedo negarme a participar en un ERTE?
Respuesta: En principio, no puedes negarte a participar en un ERTE ya que es una decisión adoptada por la empresa debido a circunstancias excepcionales, como una crisis económica o una pandemia.

2. Pregunta: ¿Puedo perder mi trabajo si me niego a participar en un ERTE?
Respuesta: Si te niegas a participar en un ERTE, la empresa podría tomar medidas disciplinarias, incluyendo el despido. Sin embargo, las leyes laborales varían según el país, por lo que es recomendable consultar con un abogado laboral para conocer los derechos específicos en tu jurisdicción.

3. Pregunta: ¿Tengo derecho a recibir algún tipo de compensación durante un ERTE?
Respuesta: Durante un ERTE, los empleados suelen recibir prestaciones por desempleo, las cuales son establecidas por el gobierno. Estas prestaciones pueden cubrir una parte del salario perdido durante el periodo de suspensión temporal del contrato de trabajo.

4. Pregunta: ¿Puedo buscar otro empleo durante un ERTE?
Respuesta: Sí, como empleado afectado por un ERTE, tienes derecho a buscar otro empleo, incluso mientras sigues siendo empleado de la empresa que ha adoptado el ERTE. Sin embargo, debes tener en cuenta las restricciones y condiciones establecidas por la empresa y las leyes laborales de tu país.

5. Pregunta: ¿Puede una empresa obligarme a aceptar un ERTE?
Respuesta: La empresa puede imponer un ERTE de acuerdo con las leyes laborales y las regulaciones establecidas por las autoridades competentes. Sin embargo, es importante tener en cuenta que las empresas deben seguir un procedimiento legal y asegurarse de que se respeten los derechos de los empleados afectados durante todo el proceso.

Deja un comentario