No pago al cliente: ¿Qué hacer?

En ocasiones, los abogados nos encontramos con situaciones en las que un cliente se niega a pagar nuestros honorarios por los servicios prestados. Esto puede generar un problema tanto económico como ético, ya que el trabajo realizado debe ser retribuido adecuadamente. Ante esta situación, es importante conocer cuáles son los pasos a seguir y qué alternativas tenemos para reclamar lo que nos corresponde.

¿Qué documentos son necesarios aportar?

El primer paso para reclamar el impago de un cliente es recopilar toda la documentación relacionada con el caso. Entre los documentos necesarios se encuentran la factura o minuta detallada de los servicios prestados, los correos electrónicos o conversaciones en los que se acordó la prestación de servicios, así como cualquier otro documento que pueda demostrar la existencia de una relación profesional.

¿Puedo proceder a una jura de cuentas por servicios extrajudiciales?

La jura de cuentas es un procedimiento especial exclusivo para abogados y procuradores que tiene como finalidad obtener una resolución judicial sobre la cuantía de los honorarios profesionales. En este caso, si el cliente se niega a pagar y consideramos que los servicios prestados se encuentran dentro del ámbito extrajudicial, podemos acudir a la jura de cuentas.

¿Cuál es el plazo para presentarlo? Repasamos las claves de este procedimiento especial exclusivo para abogados y procuradores

El plazo para presentar la solicitud de jura de cuentas es de cinco años desde que se haya prestado el servicio. Además, es importante tener en cuenta que este procedimiento solo puede ser utilizado si previamente se ha intentado una reclamación extrajudicial y el cliente no ha pagado.

La hoja de encargo no es obligatoria, pero ayuda

Al momento de iniciar la relación profesional con el cliente, es recomendable utilizar una hoja de encargo en la que se detallen los servicios a prestar, el importe de los honorarios, los plazos, entre otros aspectos relevantes. Si bien no es obligatoria, su utilización puede facilitar la posterior reclamación de los honorarios.

También te puede interesar  060: Número de teléfono gratuito

La reclamación extrajudicial y las deudas reclamables

Antes de iniciar cualquier procedimiento judicial, es conveniente intentar una reclamación extrajudicial. Para ello, podemos enviar una carta o correo electrónico al cliente reclamando el pago de las deudas. En este punto, es importante tener en cuenta qué tipo de deudas son reclamables y si estas se encuentran dentro del ámbito extrajudicial.

Presentar la reclamación de jura de cuentas en plazo

Una vez agotada la vía extrajudicial y si el cliente sigue sin pagar, podremos presentar la reclamación de jura de cuentas. Es esencial hacerlo dentro del plazo de cinco años desde que se haya prestado el servicio, ya que de lo contrario no podremos ejercer este procedimiento especial.

Presentar la solicitud de jura de cuentas ante el órgano competente

La solicitud de jura de cuentas deberá presentarse ante el órgano competente, que en la mayoría de los casos será el colegio profesional al que pertenezcamos. Para ello, se deberá acompañar toda la documentación necesaria que acredite la existencia de la relación profesional y la cuantía de los honorarios.

Oposición del cliente o del poderdante moroso

Una vez presentada la solicitud de jura de cuentas, es posible que el cliente o el poderdante moroso se opongan a la misma. En este caso, será necesario iniciar un procedimiento judicial ordinario en el que se sustanciará la controversia y se determinará finalmente la cuantía de los honorarios.

En conclusión, ante un impago por parte de un cliente, es importante seguir los pasos adecuados para reclamar nuestros honorarios. Desde recopilar la documentación necesaria hasta presentar una reclamación extrajudicial y, en último término, acudir a la jura de cuentas si se cumplen los requisitos legales. De esta manera, podremos hacer valer nuestros derechos como profesionales del derecho.

Identificar las cláusulas abusivas en el contrato y su repercusión en el no pago al cliente


Cuando un cliente no paga, es importante analizar el contrato que les une y verificar si existen cláusulas abusivas que puedan haber tenido un impacto en la falta de pago. Las cláusulas abusivas son aquellas que causan un desequilibrio significativo entre los derechos y obligaciones de las partes y que van en contra de la buena fe y el equilibrio contractual.

Para identificar estas cláusulas abusivas, se debe examinar detalladamente el contrato en busca de cualquier disposición que pueda ser considerada injusta o desproporcionada. Algunos ejemplos comunes de cláusulas abusivas incluyen:

1. Cláusulas de exclusión o limitación de responsabilidad: Estas cláusulas buscan reducir o eliminar completamente la responsabilidad del cliente en caso de incumplimiento o daños. Sin embargo, estas cláusulas pueden considerarse abusivas si son excesivas o si impiden al cliente reclamar sus derechos legítimos.

También te puede interesar  Decisión crucial: Aceptar indemnización o ir a juicio

2. Cláusulas de penalización: Estas cláusulas imponen sanciones o multas al cliente en caso de incumplimiento, incluso si el monto de la multa es desproporcionado o excesivo en relación con el incumplimiento cometido.

Es importante destacar que, de acuerdo con la normativa legal y jurisprudencial vigente, las cláusulas abusivas son nulas de pleno derecho y no tienen validez legal. Esto significa que, si se identifica alguna cláusula abusiva en el contrato, el cliente puede impugnarla y reclamar sus derechos ante los tribunales.

En caso de encontrar cláusulas abusivas, es recomendable buscar asesoramiento legal para determinar la mejor estrategia y proceder con la reclamación correspondiente. Un abogado especializado en derecho contractual podrá analizar el caso en detalle y brindar orientación sobre cómo enfrentar la situación de no pago.

Es esencial recordar que la identificación de cláusulas abusivas en un contrato puede ser un proceso complejo y requiere de conocimientos específicos en derecho contractual. Por lo tanto, contar con la asistencia de un profesional del derecho es fundamental para defender los derechos e intereses del cliente y lograr un resultado favorable en la reclamación.

¿Cuándo es necesario recurrir a la vía judicial para reclamar el impago al cliente?


Cuando un cliente no cumple con su obligación de pago, es importante evaluar cuándo es necesario recurrir a la vía judicial para reclamar el impago. Aunque en muchos casos es posible resolver la situación a través de una negociación extrajudicial, hay situaciones en las que esto no es posible o no es efectivo.

Algunos escenarios en los que puede ser necesario recurrir a la vía judicial incluyen:

1. Negativa injustificada de pago: Si a pesar de las gestiones extrajudiciales, el cliente se niega injustificadamente a realizar el pago adeudado, puede ser necesario presentar una demanda en los tribunales para reclamar el impago.

2. Imposibilidad de llegar a un acuerdo: A veces, las partes no pueden llegar a un acuerdo en las negociaciones extrajudiciales debido a diferencias insalvables. En tales casos, la vía judicial puede ser la única opción para resolver el conflicto y obtener el pago que corresponde al cliente.

3. Casos de especial complejidad: En algunas situaciones, la naturaleza del impago o la presencia de circunstancias especiales pueden requerir la intervención de un juez para tomar una decisión y resolver el conflicto de manera justa.

También te puede interesar  Tipos de interés en préstamos personales: todo lo que debes saber

Es importante tener en cuenta que recurrir a la vía judicial implica iniciar un proceso legal formal, lo cual puede llevar tiempo y generar costos adicionales. Por lo tanto, antes de decidir iniciar una demanda, es aconsejable evaluar cuidadosamente los costos, las posibilidades de éxito y las alternativas disponibles.

En conclusión, la decisión de recurrir a la vía judicial para reclamar el impago al cliente debe tomarse después de considerar diversas variables, como la negativa injustificada de pago, la falta de acuerdo en la negociación extrajudicial y la complejidad del caso. En cualquier situación, contar con el asesoramiento de un abogado especializado en derecho contractual puede ser fundamental para garantizar el éxito y lograr una resolución favorable en el proceso judicial.

FAQS – Preguntas Frecuentes

1. Pregunta: ¿Qué debo hacer si un cliente se niega a pagar por los productos o servicios que le he proporcionado?
Respuesta: Si un cliente se niega a pagar, lo primero que debes hacer es intentar resolver la situación de manera amistosa a través de la comunicación. Si esto no funciona, puedes considerar tomar medidas legales, como enviar una carta de cobro, presentar una demanda o buscar la asesoría de un abogado.

2. Pregunta: ¿Cuál es la mejor forma de evitar situaciones en las que el cliente no paga?
Respuesta: La mejor forma de evitar problemas de impago es estableciendo contratos claros y detallados antes de prestar cualquier servicio o vender productos. Estos contratos deben incluir información como el costo, los plazos de pago y las consecuencias en caso de impago. Además, es recomendable solicitar algún tipo de anticipo o depósito para garantizar el compromiso del cliente.

3. Pregunta: ¿Existe alguna manera de recuperar el dinero si el cliente ha cerrado su negocio o ha declarado quiebra?
Respuesta: En casos de quiebra o cierre de un negocio, puede ser más complicado recuperar el dinero adeudado. Sin embargo, es recomendable buscar el asesoramiento de un abogado especializado en derecho concursal, ya que existen procedimientos legales que podrían ayudarte a recuperar al menos una parte del dinero.

4. Pregunta: ¿Cuánto tiempo debo esperar antes de tomar medidas legales ante un impago?
Respuesta: El tiempo de espera antes de tomar medidas legales puede variar dependiendo de la situación y las leyes vigentes en tu país. Sin embargo, en general, se recomienda esperar un periodo razonable, por ejemplo, 30 días, antes de enviar una carta de cobro o iniciar acciones legales. Siempre es conveniente documentar todos los intentos de comunicación y negociación durante este periodo.

5. Pregunta: ¿Cuáles son las consecuencias legales para el cliente que no paga?
Respuesta: Las consecuencias legales para un cliente que no paga pueden variar según la jurisdicción y las circunstancias específicas del caso. Algunas posibles consecuencias podrían incluir la presentación de una demanda, la inclusión del cliente en listas de morosos, restricciones al acceso a crédito y préstamos, o incluso acciones de embargo sobre los bienes del cliente. Es importante consultar a un abogado para obtener una guía específica según tu situación.

Deja un comentario